21 de febrero de 2014

Horario laboral en España

Un estudio realizado recientemente en más de 80 países y alrededor de 20.000 trabajadores, establece que más de un 35% de los españoles afirma tener que sacrificar horas de sueño para poder atender compromisos familiares debido a su jornada laboral, este  porcentaje es menor fuera de nuestras fronteras.

La combinación de los tres 8, 8 horas de trabajo para trabajar, 8 horas de sueño y 8 horas de descanso no se aplica en España en casi ningún sector empresarial, y ello es debido a varios factores.

Uno de los problemas principales en España, es el tiempo utilizado en los desplazamientos al centro de trabajo, excesivo en las grandes ciudades, requiere hasta hora y media al día en muchos casos, lo que supone al trabajador estar fuera de casa alrededor de 10 horas.


Otro problema español viene definido por nuestra propia cultura, ya que en la inmensa mayoría de las empresas se establecen horarios partidos, con un tiempo para comer casi siempre desaprovechado por los propios trabajadores, ya que un alto porcentaje no pueden ir a casa y supone una pérdida de tiempo para el operario.
 


El estudio destaca además, que un desplazamiento más corto (18%) y una mayor flexibilidad en la ubicación (22%), permitirían a los trabajadores pasar más tiempo con la familia y dormir un poco más. Y es que, la falta de sueño es claramente perjudicial para la salud y el grado de felicidad de los trabajadores, y el aumento de las horas de trabajo está estrechamente relacionado con enfermedades cardíacas .
Por ello, la aplicación de medidas de trabajo flexible, no solo permitiría al trabajador disponer de más tiempo libre para sus asuntos personales, sino también mejorar la salud y calidad de vida.

La flexibilidad horaria, además de beneficiar a los propios trabajadores, también es favorable para las empresas, ya que ha quedado demostrado que aplicar medidas de trabajo flexible, aumenta la productividad alrededor de un 75%, al mismo tiempo que ayuda a la motivación del trabajador en un alto grado.

Sin embargo, según los resultados del estudio, y a pesar de todas sus ventajas, solo el 39% de las empresas  instala la flexibilidad horaria dentro de su organización.

Por otro lado, el hecho de que nuestro sistema horario vaya descompensado en relación con nuestra situación geográfica, afecta notablemente en el funcionamiento interno de nuestro sistema cerebral, ya que se descompensa el mecanismo natural de sueño-vigilia.

España es un país integrado en la UE y en cambio sigue horarios frontalmente distintos a los que puedan llevar nuestros colegas europeos, lo que complica también las relaciones comerciales entre los países miembros.
En la gerencia de nuestras empresas no se termina de entender, que no es necesario que todas las personas de la organización realicen el mismo horario para cumplir con los objetivos marcados, de hecho, se analiza muy poco los biotipos de los individuos que componen la empresa, y con su análisis, se podrían establecer los horarios más productivos para cada trabajador o equipo de trabajo, que se reflejaría automáticamente en una mejora de la salud de la organización.
No poner trabas e incluso animar a las madres trabajadoras a reducir sensiblemente su jornada laboral, provoca automáticamente una recarga de motivación personal, al mismo tiempo que la empresa obtiene unos resultados de rendimiento  muy similares a los de jornada completa comparable.

¿Cómo se entiende que España sea uno de los países europeos con jornadas laborales más largas y al mismo tiempo vaya a la cola de la productividad?. La respuesta a esta pregunta la abordaré en otro post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son importantes para mejorar, gracias.