6 de junio de 2014

LA COMUNICACIÓN EN LA EMPRESA

                                                        

Sin comunicación la empresa no existe.

La comunicación supone el verdadero nexo de unión entre los distintos componentes de una organización, supone un elemento diferencial para aquellas empresas que conceden un valor creciente y constante a este recurso, repercutiendo directamente en su productividad, en la calidad de vida de sus miembros y en su propia imagen.

El nivel de complejidad del fenómeno comunicativo, supone enmarcarlo en relaciones interactivas y dinámicas, como un proceso global, en el que todas las personas se retroalimentan de forma circular. La necesidad de comunicación en una empresa, se fortalece cuando se observa las múltiples ventajas que se derivan de ello, tanto para la organización como para las personas que la integran. No debemos confundir comunicación con información, ya que ésta última es sólo una parte del proceso comunicativo, es el contenido de lo que se comunica, que por sí solo no produce el "feedback".



Dentro del mundo empresarial distinguimos entre comunicación interna y externa. 

La comunicación interna encauza la introducción, aceptación y difusión de los valores de la compañía, al mismo tiempo que identifica los objetivos, facilita la participación y favorece la creatividad, en definitiva se convierte en un elemento de integración y desarrollo personal. La comunicación interna debe cubrir las necesidades de comunicación que se produzcan entre los distintos individuos o equipos de trabajo que componen la empresa. Entre los distintos tipos destacan la ascendente, descendente y horizontal como las más relevantes.

 La comunicación externa es aquella que se mantiene con clientes, intermediarios, proveedores y medios de comunicación. Todos los miembros de la organización, actúan en mayor o menor medida en este tipo de comunicación y, del buen uso que se haga e ella, dependerá la imagen, prestigio y status de la propia empresa, contribuyendo a su consideración social.

En las organizaciones burocráticas, los mandos intermedios representan un papel muy importante ya que sirven de mediación entre la dirección y los trabajadores que se mantienen bajo su influencia. Cualquier conflicto sobrevenido puede suponer importantes repercusiones en la eficacia de este recurso.

En cambio en las modernas formas de organización, los estilos de gestión más participativos, hacen que las nuevas tecnologías ocupen un papel muy relevante, participando todos sus miembros de canales más fluidos, transparentes y sin cortafuegos, contribuyendo a un ambiente más relajado y compenetrado.

Una deficiente política de comunicación dentro de la compañía provoca:

  • Falta de motivación
  • Proliferación de rumorología
  • Clientes insatisfechos
  • Conflictos entre las personas
  • Errores de ejecución
  • Equipos de trabajo poco compactados
  • Desconfianza

Si tenemos en cuenta que el 60% de los problemas empresariales son consecuencia de una mala comunicación, nunca es tarde para implantar un ambicioso plan de comunicación que favorezca el intercambio de información a todos los niveles.

1 comentario:

  1. La comunicación es fundamental, sin ella, como afrontar el día a día?, lamentablemente hay quien piensa que es una perdida de tiempo...Excelente comentario María.

    ResponderEliminar

Tus comentarios son importantes para mejorar, gracias.